Un bar­co tie­ne que hacer un cier­to recor­ri­do cir­cu­lar a lo lar­go del mar. A lo lar­go del cami­no hay una serie de depó­si­tos en los que pue­de repos­tar lo que haya en dicho depó­si­to. Entre todos los depó­si­tos del recor­ri­do hay la can­ti­dad exac­ta de com­bus­tib­le que el bar­co nece­si­ta para hacer el recor­ri­do com­ple­to. El bar­co comi­en­za con el depó­si­to vacío. Demostrar que con inde­pen­den­cia del núme­ro de depó­si­tos, su ubi­ca­ción a lo lar­go del recor­ri­do, y como esté divi­di­do el com­bus­tib­le nece­sa­rio ent­re los depó­si­tos, siem­p­re se pue­de ele­gir un pun­to de comi­en­zo que le per­mi­ta com­ple­tar la vuel­ta. Suponemos para ello que el con­su­mo es uni­for­me a lo lar­go del recor­ri­do y no tie­ne límite de capa­ci­dad el depó­si­to del bar­co.

Categorías: Acertijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies para mejorar la experiencia de uso. El uso continuado de la página implica la aceptación de la política de cookies.
ACEPTAR

Aviso de cookies